featured

ESPECIALISTAS SE INTEGRAN PARA CUIDAR SALUD DEL ELEFANTE ‘BIG BOY’

Ante la presencia de Big Boy, el elefante denominado «del millón de dólares», en el zoológico de Culiacán, donde estará de manera temporal, el reto es ofrecerle un espacio digno y seguro no sólo para él sino también para los visitantes que acuden a conocerlo.

Por ello, estará rodeado de todo un equipo de expertos, entre sus cuidadores y médicos veterinarios, algunos de ellos pertenecientes a la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México (AZCARM), para darle la mejor atención durante su estancia en este lugar.

Entre sus cuidadores se encuentran el Médico Veterinario, especialista en megavertebrados del parque Ecológico Zacango, Carlos Gómez Medina, quien destacó que el reto es darle al paquidermo un programa de bienestar adecuado a su especie los cuales requieren un gran requerimiento conductual , alimenticio y de seguridad.

“Pero sobre todo enfocarlo a los cinco dominios de la estrategia de bienestar animal, de la Asociación Internacional de Zoológicos; entonces hay que generar una estrategia de seguridad primero para poderlo manejar en una situación de entrenamiento con contacto protegido y obviamente un plan de estimulación conductual para que el elefante manifieste ciertos comportamientos que debería tener, pero sobre todo para que tenga una terapia ocupacional”, expuso.

En cuanto la seguridad, dijo, hay que desarrollar planes de contención, instalaciones adecuadas al tamaño y fuerza del ejemplar que es lo que se está desarrollando no sólo para su estancia temporal en el zoológico, sino para su hogar definitivo, que será el santuario.

El médico veterinario, especialista en megavertebrados, subrayó que este lugar donde se encuentra de momento es temporal donde de repente las exigencias de infraestructura no serán las que tendrá en su reserva donde tendrá fuentes de agua, sombras, y tierra para que él pueda darse baños de tierra.

Aclaró que como es un animal acostumbrado a convivir con el ser humano y ser alimentado es evidente que, aunque esté alejado de las zonas pobladas y haya otras especies en este lugar, esto tiene que ser poco a poco.

“Prácticamente gran parte de su vida ha estado bajo cuidado humano, entonces está habituado a que le den la comida, pero generalmente va a necesitar siempre de este acompañamiento o asistencia por parte de sus cuidadores o equipos de veterinarios para tenerlo en una situación de bienestar animal”, indicó.

Destacó que todos los esfuerzos que se hagan no sólo con el elefante, sino con todos aquellos animales que pasen etapas de su vida en condiciones adversas, son aplaudibles y sean estos atendidos en parques, centros de cuidado animal donde se les de la mejor calidad de vida.

Categories: featured

Deja un comentario