featured

LAS «PULGAS» QUE SE CARGA ROCHA MOYA

La candidatura a Gobernador de Rubén Rocha Moya está en riesgo. Las recientes decisiones tomadas por la dirigencia nacional de Morena y de la Comisión Nacional de Elecciones en las candidaturas a las alcaldías más importantes Sinaloa vienen a darle un balazo en el pie a la candidatura del Senador con licencia que ya sentía la Gubernatura de Sinaloa literalmente en la bolsa y con amplio margen de ventaja.

En los últimos días y en las últimas horas, el escenario político y la estrategia del oriundo de Batequitas, Badiraguato se ha complicado. En la conformación de la fuerza política «morenista», se cargó de muchas pulgas, de esas que en poco o nada le suman a su proyecto de llegar a la Gubernatura.

Desde la propia definición de su candidatura a Gobernador, ya venía chueca: el método utilizado fue el del viejo y del nuevo PRI: el dedazo, la imposición, el amiguismo y los «cuates». ¿Rocha Moya ganó la encuesta? Ni siquiera hubo encuesta, mucho menos transparencia ni claridad en el método utilizado.

Desde entonces, el tufo a pantomima política empezó a desparramarse entre los liderazgos del morenismo en Sinaloa, quienes olían algo más turbio: la posible alianza con el Partido Sinaloense (PAS) y con Héctor Melesio Cuén Ojeda, identificado como un sinónimo de la corrupción y manipulación dentro de la UAS.

Luis Guillermo Benítez Torres, alcalde de Mazatlán, fue uno de los que destapó la cloaca y se lanzó despotricando contra Cuén Ojeda y el mismo Rubén Rocha Moya, acusándolo de haber sido él quien empezó a «tejer» la alianza con el PAS

El alcalde mazatleco fue el principal opositor de Rocha Moya para «bajarlo» de la candidatura al Gobierno del Estado, incluso desacreditando todo el proceso interno y atacando al dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, quien en consecuencia le aplicó un castigo a través de la Comisión de Honorabilidad y Justicia para retirarle sus derechos políticos y «descarrilarlo» en el proceso electoral de 2021.

Hoy, el polémico «Químico» Benítez tendrá que comer sapos al estilo marismeño, pues debe trabajar en favor de quien lo está «apadrinando» en su nueva candidatura para la reelección como Alcalde de Mazatlán: Héctor Melesio Cuén Ojeda, a ese quien llamó corrupto y manipulador. También tendrá que trabajar en favor de Rocha Moya, a quien grilló por todo el estado para que no llegara a la candidatura a Gobernador. Al Químico se le volteó el chirrión por el palito!

La alianza PAS-Morena causó indigestión en el morenismo sinaloense, que no termina de digerir la unión con una corriente política corrupta, ventajosa y que elección tras elección, se dedican a vender «espejitos», a venderse «caro» con una falsa y manipulada idea de la «fuerza» electoral de la UAS.

También, Gerardo Vargas Landeros se convirtió en la piedra en el zapato de los morenistas. Por motivos aún no establecidos, el ex secretario general de gobierno con Malova se metió por todos lados en Morena, quién sabe cómo convenció a la dirigencia nacional para participar en el proceso interno como aspirante a la Gubernatura, les jugó después con la aspiración a ser el candidato a alcalde de Culiacán, les jugó con su falsa residencia en Culiacán y finalmente lo convencieron con la candidatura a la alcaldía de Ahome, posición por la que nunca se registró. Se les fue hasta la cocina el líder del grupo «trébol» de Los Mochis.

Lo más preocupante acaba de ocurrir en Culiacán, donde los candidatos de la Alianza por México del PRI-PAN-PRD y de los demás partidos se relamen los bigotes luego de que Morena postuló a Jesús Estrada Ferreiro como candidato a la reelección por la Presidencia Municipal.

Estrada Ferreiro arrastra un profundo descrédito, mala imagen y muy baja aceptación pública, pues sus constantes desplantes, pleitos y confrontaciones lo dejaron muy mal parado. Los cerca de 700 mil culiacanenses inscritos en la lista nominal del INE pueden inclinar la balanza en contra de Rocha Moya, pues tan sólo Culiacán representa el 33% de la votación de todo el estado.

En el caso de Ahome, teniendo como candidato a Vargas Landeros, la elección tampoco puede favorecerle ni sumarle votos a Rocha Moya, pues los más de 321 mil votantes de la lista nominal de ese municipio representan el 15% de los votos de todo el estado, sin restar los votos que le puede descontar la candidatura de el «Químico» Benítez en Mazatlán, que cuenta con un padrón electoral que representa más del 16% de los votos en el estado.

Las 3 alcaldías más importantes en Sinaloa están en riesgo de no favorecerle a Rocha Moya y peligra su candidatura a Gobernador. En la elección del 6 de junio, el efecto AMLO ya no será determinante y el «tsunami» de votos en favor de Morena, seguramente ya no será en la misma dimensión que en 2018.

Las «pulgas» que se carga Rocha Moya en poco o nada le favorecen. Con los escenarios en Culiacán, Ahome y Mazatlán, la Gubernatura se le puede esfumar.

Categories: featured

Deja un comentario