featured

CRECE CONFLICTO INAH-POBLADORES DE LA CHICAYOTA; PIDEN INTERVENGA QUIRINO

El comercio de artesanías es una de las pocas actividades que tienen los habitantes de La Chicayota, San Ignacio.

Habitantes de la comunidad de la Chicayota pidieron ayuda urgente al Gobernador del Estado, Quirino Ordaz Coppel, para que se pueda llegar a un acuerdo que permita a sus pobladores ofrecer su rica gastronomía y artesanías a los visitantes a la zona arqueológica de «Las Labradas».

Y es que desde el año pasado se han venido registrando una serie de conflictos entre los pobladores y personal del INAH, ya que estos últimos se adueñaron de la zona arqueológica y han negado el acceso a los pobladores para que puedan trabajar, ofreciendo sus productos a los turistas, dado que es su única fuente de empleos para poder llevar el sustento a sus familias.

Precisamente a raíz de que entró la nueva administración con el cambio de gobierno, el Museo de Las Labradas prácticamente tienen «secuestrado» este espacio turístico, haciendo eventos privados y evitando que los habitantes vendan artesanías, por esta razón los habitantes de esta comunidad pidieron la intervención del alcalde Iván Ernesto Báez Martínez, quien ha sostenido reuniones con las autoridades del INAH en Sinaloa pero no se llegó a acuerdos por ninguna vía de conciliación.

El conflicto entre pobladores y autoridades del INAH se centra en que no se permite a los comerciantes laborar en la venta de artesanías en el área.

Es por eso, que la comunidad cerró con excavaciones el acceso a estas playas de Las Labradas pero el INAH abrió una brecha por un costado de estas excavaciones atravesando parcelas particulares, por lo que ocasionó que los dueños de estas parcelas se molestaran y cerraron estas brechas.

El INAH se reunió con el presidente de la comunidad, José Luis Niebla Rodríguez, a quien convencieron a través de un ingreso económico semanal para que éste cubriera al Instituto en cualquier trámite y esto fue precisamente la gota que derramó el vaso con la división de sus habitantes y el conflicto social que se genera en el sitio prehispánico.

El alcalde Iván Ernesto Báez Martínez está apoyando con todo lo que se pueda a su gente, ya que el INAH está en su territorio, en su municipio y ante su pueblo, por lo que nada ni nadie tiene el derecho de llegar, hacer y deshacer en la zona, sin la autorización de su presidente y de sus habitantes, que por muchos años han cuidado y conservado la zona para beneficio de ellos mismos y de sus visitantes.

En la zona Las Labradas, cada 21 de marzo de cada año, se realiza el ya conocido «Equinoccio de Primavera» para dar la bienvenida a la nueva estación, evento al que asisten miles de turistas, lo que representaba una fuerte derrama económica para sus pobladores con la venta de artesanías, gastronomía y diversos atractivos.

La Chicayota es una población aledaña al sitio arqueológico de Las Labradas, en el municipio de San Ignacio, por donde cruza el camino de acceso a dicho centro arqueológico en la playa.

Categories: featured

Deja un comentario