featured

ENCARCELADA 9 DÍAS POR SER HOMÓNIMA DE UNA DELINCUENTE

Por la negligencia y omisión criminal de agentes de la Policía de Investigación, de la Fiscalía General del Estado y de un Juez Penal de Culiacán, una mujer permaneció encarcelada en el penal de Aguaruto durante 9 días al ser detenida bajo una orden de reaprehensión que fue girada a otra persona que lleva su mismo nombre.

A través de sus redes sociales, los abogados Gabino Navarro Cebreros y Elizabeth Ávila Carrancio narraron el caso de Guadalupe «S», una mujer residente de la ciudad de Culiacán que la semana pasada recibió en su domicilio un citatorio girado por la Policía de Investigación y que estaba dirigido a su persona.

Extrañada por dicho documento, Guadalupe «S» se fue a trabajar al día siguiente y luego de salir de su empleo avisó a un familiar que se dirigía a las oficinas de la Policía de Investigación para preguntar sobre el motivo de dicho documento que le habían dirigido.

El oficio policial estaba relacionado con una orden de reaprehensión que se había girado años atrás en contra de una persona que tenía el mismo nombre que la afectada y que había sido detenida, procesada y liberada bajo fianza por un robo en una tienda de autoservicio de la sindicatura de Quilá.

Al llegar a las instalaciones de la Policía de Investigación, los agentes inmediatamente la detuvieron debido a que dicha orden de aprehensión correspondía a su nombre, sin embargo, nunca cotejaron la media filiación de la afectada, sus huellas dactilares, señas particulares ni su complexión, siendo internada ese mismo día en el penal de Aguaruto y puesta a disposición de un juez penal del modelo tradicional.

Familiares de Guadalupe «S», quien profesa la religión de los Testigos de Jehová, inmediatamente se trasladaron a las instalaciones del penal de Aguaruto, donde buscaron la ayuda de los defensores públicos y explicaron al Juez que se trataba de un error, pues la persona que tenían detenida no era la misma que aparecía en la orden de reaprehensión y que se trataba de un homónimo.

Sin embargo, de manera negligente, el Juez hizo caso omiso a la petición de los familiares, quienes buscaron ayuda de un despacho de abogados que intervino en el caso.

Los litigantes particulares tampoco tuvieron éxito en los argumentos expuestos al Juez para que se revisara con mayor detenimiento y de manera exhaustiva el cotejo de la media filiación, huellas dactilares y señas particulares de la afectada, ya que como la verdadera delincuente había sido detenida años atrás, había una ficha de identificación criminal que contenía toda esa información.

En realidad, la persona que realmente buscaban era de complexión más robusta y de tez blanca, mientras que la afectada por la arbitraria e ilegal detención es de complexión regular y de tez morena. Los agentes de la Policía de Investigación «justificaron» el arresto de Guadalupe «S» porque sospechaban que se había puesto a dieta y se había «asoleado» en el mar.

Los abogados insistieron al juez que se buscara la manera de revisar el caso de manera más ágil, pero el representante del Poder Judicial les explicó que la única forma de hacerlo era a través de un «incidente», el cual tardaría en resolverse aproximadamente entre 5 y 6 meses más.

Ante la negativa del Juez frente a un evidente caso de negligencia, apatía y violación a los derechos humanos de Guadalupe»S», optaron por promover un amparo ante un Juzgado Federal en contra de dicha detención, la cual se resolvió días después, ordenándose la inmediata libertad de la afectada ante las violaciones a sus garantías individuales, a sus derechos humanos.

El abogado Gabino Navarro Cebreros criticó que ninguna autoridad judicial ni estatal están preocupado en cómo se va a reparar el daño moral, económico y laboral que sufrió la afectada por la negligente detención.

Pidió sanciones ejemplares para los investigadores que cometieron violaciones a la dignidad humana, a la libertad personal y a la seguridad jurídica de la ofendida que permaneció 9 días en la cárcel de manera injusta.

Categories: featured

Deja un comentario