featured

EL DESAYUNO DE LOS «AMARRES» DE CUÉN Y ROCHA MOYA

Hoy más que antes cobra vigencia y explica el trasfondo de esta imagen tomada el 16 de octubre de 2020 y publicada por el dueño del Partido Sinaloense (PAS), Héctor Melesio Cuén Ojeda, en un desayuno con el Senador Rubén Rocha Moya, hoy candidato de Morena a la Gubernatura de Sinaloa.

«Desayunando unos ricos huevos enmolados con mi amigo y Senador Rubén Rocha, platicando sobre el presente y futuro de Sinaloa coincidimos que lo que buscamos es un Sinaloa Mejor», posteó junto a esta foto en sus redes sociales Cuén Ojeda, el «innombrable», definido así por la ala morenista que este sábado abrió un frente de lucha para impedir la alianza Morena-PAS.

Esta imagen captada en el restaurante Casa María, propiedad de Cuén, en el centro de Culiacán, hoy se ha descifrado éste y otros encuentros que Cuén y Rocha han sostenido en aras de una posible alianza en candidaturas comunes entre los dos partidos.

La Senadora Imelda Castro, el Alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres y otros diputados locales han puesto en evidencia los «amarres» y han ventilado públicamente el aval que Rocha Moya dio ante el dirigente nacional de Morena para que haya una posible alianza con el PAS.

Fue el 23 de diciembre de 2020, en pleno proceso interno de elección en la sede nacional de Morena donde Rocha Moya habló de la «fuerte» estructura política que Cuén Ojeda tiene a través del PAS. Enfrente de muchos de los aspirantes a la candidatura a Gobernador, Rocho tuvo el desliz de «endulzarle» el oído a Mario Delgado Carrillo con el PAS.

La rebelión morenista no se hizo esperar, siendo el «Químico» Benítez quien ha puesto el dedo en la llaga y balconeó a Rocha como el promotor de Cuén para que se den las posibles candidaturas comunes en la próxima elección de 2021. Sin embargo, hay quienes dicen que detrás del “Químico” Benítez, de su impugnación contra Rocha Moya y de toda la grilla que trae, está el Gobernador Quirino Ordaz Coppel.

Mal mensaje de Morena a los ciudadanos. La campaña aún no empieza, pero la división y la confrontación interna quedó expuesta, poniendo la candidatura de Rocha Moya sostenida apenas con alfileres, sin respaldo de los propios morenistas, que literalmente le dieron un balazo en el pié al de por sí golpeteado y desacreditado «ejército» morenista en Sinaloa.

La conferencia de este sábado fue una «cena de negros». Ahí, la Senadora Imelda Castro empezó con el posicionamiento, rechazando y no admitiendo la posibilidad de unir electoralmente a Morena con el PAS. «No aceptamos acuerdos y negociaciones que signifiquen hipotecar el futuro político y electoral de Morena en Sinaloa», afirmó.

Castro Castro fue más allá señalando lo que ella considera el rol que el PAS ha jugado en Sinaloa y en la UAS, partido que representa una distorsión política y moral que ha dañado severamente a Sinaloa, a los jóvenes, a las estructuras institucionales de la universidad y a sus fines académicos y educativos.

Los morenistas siguen enredados en sus propias broncas, metiéndose zancadillas, golpes bajo la mesa, traiciones y ampliando la brecha del divisionismo que los ha cegado en creer que a pesar de todo esto van a refrendar las alcaldías, diputaciones y senadurías. En el PRI ya se relamen los bigotes.

Categories: featured

Deja un comentario