featured

POR LA PUERTA DE ATRÁS SE IRÁ EL FISCAL JUAN JOSÉ RÍOS ESTAVILLO

Agazapado, como los ladrones, el Fiscal General del Estado, Juan José Ríos Estavillo «renunciará» a su cargo en los próximos días y dejará el camino libre al Gobernador electo Rubén Rocha Moya. ¿Pero a qué precio y bajo qué condiciones?

En la Fiscalía General del Estado ya comenzaron a moverse las piezas. La Vicefiscal Nuria González Elizalde, la «mano derecha» y mujer de todas las confianzas de Ríos Estavillo, ya fue obligada a renunciar como parte de la transición a una nueva administración. Y así seguirán los demás vicefiscales y funcionarios de primer nivel en la estructura de la FGE que forman parte del cerrado grupo que formó Ríos Estavillo.

Quizá la última pieza del ajedrez en dejar el cargo será Ríos Estavillo, quien ha sido obligado y presionado para anticipar su salida.

En el año 2017, el Congreso lo había electo por 7 años, pero las circunstancias políticas cambiaron y dieron un giro de 180 grados. Se irá sin concluir su periodo, pues aún le faltaban 2 años y medio para cerrar la administración en el organismo «autónomo» constitucional.

Su salida será bajo la «oscuridad», por la puerta de atrás. Se marchará sin pena ni gloria, sin dar la cara, dejando atrás un gris desempeño.

Por Ríos Estavillo nadie meterá las manos. Ningún sector de la sociedad lo va a defender ni nadie hablará en su defensa. Él vivió en su «órbita», encerrado a piedra y lodo, bajo la llave de la autonomía.

¿Pero cuáles son las condiciones y cuáles son los acuerdos entre Ríos Estavillo y Rocha Moya para que el Fiscal y su equipo cercano dejen su cargo sin hacer «pucheros» y sin hacer ruido? ¿A qué precio?

Ambos tienen que armar muy bien su discurso para convencer a la sociedad de que no se trata de una negociación ilegal y hecha a modo para garantizarle a Ríos Estavillo su «proyecto de vida»: jubilarse con sueldo de Magistrado.

Categorías:featured

Deja un comentario