featured

ARTURO ISLAS DEMANDARÁ POR MALTRATO DEL ELEFANTE ‘BIG BOY’

El activista Arturo Islas Allende interpondrá una demanda ante ante las autoridades competentes por el maltrato que durante más de 6 años sufrió el elefante «Big Boy» (también llamado «Román») en las manos de una familia circense que lo mantuvo en malas condiciones en la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

Luego de que integrantes de la familia Rolex acusaran al activista de mentir y tergiversar la información sobre la vida del elefante y de realizar un «montaje» sobre el maltrato del animal para realizar un documental, Arturo Islas respondió nuevamente señalando que existe evidencia documental a través de un dictamen médico que confirma que el animal si estuvo hacinado y mal cuidado durante 6 años.

En conferencia de prensa, dio lectura a un dictamen médico del animal, expedido por el médico veterinario zootecnista Fernando Cortés Villavicencio, de Wild Animal Pets, quien certificó que el ejemplar de 40 años y de 4 toneladas de peso tiene un sobrecrecimiento de las uñas, esporas compatibles de hongos, astilladuras en los colmillos.

Explicó que aún faltan otros exámenes de sangre para completar el dictamen del estado de salud del animal para detectar si «Big-Boy» pudiera padecer otras enfermedades infecto-contagiosas.

Acompañado por el Director del Zoológico de Culiacán, del empresario mexicano radicado en Estados Unidos, «Mr. Tempo», y Ernesto Zazueta, Presidente de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México (AZCARM), rechazó que la cerca eléctrica perimetral que se instaló alrededor del lugar donde se encuentra «Big-Boy» es lo mismo que se utiliza en los corrales ganaderos, ya que son pulsaciones eléctricas para que el animal no se salga del lugar y no ponga en riesgo la integridad de los visitantes y de la seguridad de la ciudad.

Por su parte, «Mr. Tempo», quien aportó el dinero para comprar al elefante, acusó que no se trata de ningún montaje y que a él le consta las malas condiciones en que se tenía el animal en Guadalajara, Jalisco, que estaba amarrado de una pata delantera y otra trasera, lo cual está documentado en videos.

Tras la polémica que se ha desatado en torno al rescate y compra del elefante, Arturo Islas reveló tener serios problemas que han llegado a la intimidación y amenazas, por lo que ya está buscando asesoría legal para proceder penalmente en contra de quienes le han enviado mensajes amenazantes.

Advirtió que ya se ha dado parte a la Procuraduría Federal de Protección al AMbiente (Profepa) para que intervenga en este caso y haga lo conducente para salvar a otras especies que también se encuentran en grave riesgo.

EL DICTAMEN MÉDICO DE «BIG BOY»

Categories: featured

Deja un comentario