featured

«LODO» DEL MISMO BARRIAL…

A unas semanas de oficializarse las candidaturas a la Gubernatura de Sinaloa, el lodo político ya empezó relucir y ha sido Sergio Torres Félix quien ya lanzó los primeros proyectiles hediondos en contra de sus adversarios políticos más inmediatos: Rubén Rocha Moya y recientemente contra Jesús Valdés Palazuelos, actual dirigente del PRI y aspirante a la candidatura a Gobernador de Sinaloa.

El proceso político-electoral del 2021 apenas va a comenzar y habrá mucho barro priista que estará cayendo de un bando y del otro.

Ya Chuy Valdés salió embarrado hasta el cuello en la duda de la corrupción y seguramente habrá reacciones con el mismo material hacia Sergio Torres, quien tal vez no sea el más idóneo para hablar de corrupción ni de transas.

Chuy Valdés y Sergio Torres son del mismo barrial: ambos son del PRI. Por ende, ambos saben de qué pie cojean y saben bien qué, quién, cómo, cuándo, dónde y de cuánto se hicieron «picaradas» en el pasado.

Torres Félix ha acusado directamente al actual dirigente del PRI de una posible estafa por 18 millones de pesos por la compra de un software adquirido durante su administración municipal de Culiacán en el año 2017, el cual lo «inflaron» 35 veces más de su costo normal que es de 500 mil pesos.

Sergio Torres, ex Secretario de Pesca con Quirino Ordaz Coppel y ex alcalde de Culiacán en el periodo 2014-2016 se siente con la suficiente conciencia limpia para lanzar bolas de lodo contra Valdés Palazuelos y contra todo lo que huela a Gobierno Federal, Andrés Manuel López Obrador, Quirino Ordaz Coppel, Rubén Rocha Moya y quien le estorbe o se le ponga a modo.

Sergio Torres y sus «morrines», que tuvieron un costo de 162 mil pesos en 2014.

Aunque ni la Auditoría Superior del Estado ni el Congreso del Estado «tocaron» a Torres Félix por el tema del polémico Par Vial, la construcción de un solo sentido la avenida Álvaro Obregón, la compra de los superfluos arbolitos navideños luminosos y los costosos «Morrines», el hoy candidato de Movimiento Ciudadano anda «engallado» batiendo lodo y levantando escombros del pasado para desprestigiar con razón o sin razón a sus adversarios.

Se le olvida a Sergio Torres, o mejor dicho, no quiere acordarse de que él es «hechura» del PRI, donde «construyó» su carrera política: fue regidor, diputado local, diputado federal y Alcalde de Culiacán. Ahora critica severamente su origen político.

El ex subordinado de Quirino renunció a su cargo de Secretario de Pesca para irse a buscar la candidatura a Gobernador en Movimiento Ciudadano ya que en el PRI no tenía segura dicha posición y lo querían enviar al matadero con una candidatura de tercer nivel. Fiel a su estilo, hizo su rabieta mediática y le tiró la toalla a Quirino, a quien acusa de «tibio» y de no defender a los sinaloenses.

Pero el «Morrín» no anda solo en su nueva faceta política en Movimiento Ciudadano. Junto a él anda el panista Roberto Cruz Castro, quien en el 2014 acusó a Torres Félix de «gobernante corrupto» por el dispendio de recursos que hizo en los monos de plástico que colocó en diferentes partes de la ciudad.

Ahora, ambos andan muy de la mano compartiendo el «proyecto» político también enlodado por el señalamiento de «agandalle» de las candidaturas en Movimiento Ciudadano.

Se avizora que el proceso electoral de 2021 va a ser un lodazal, pero por más barro que lance contra su principal adversario político del PRI, al final de cuentas esos lodos son del mismo barrial y los ciudadanos lo saben.

Categories: featured

Deja un comentario