featured

LOS “PALEROS” DE GERARDO

Morena es la Esperanza de Gerardo Vargas Landeros… y de los ex malovistas.

La ambición del ex secretario General de Gobierno de Mario López Valdez por llegar a la Gubernatura es descarada, sinvergüenza y raya en lo insolente para los morenistas de Sinaloa.

Morenista artificial, Vargas Landeros ha desfilado por el PRI y simpatizado por conveniencia en coaliciones con otros partidos que lo llevaron a colocarse como “el número 2” en la administración de Malova, y recientemente abanderó a las Redes Sociales Progresistas (RSP), partido donde le dieron las “gracias” por participar. Es un chapulín y un camaleón de la política.

Ahora lucha con todo y contra todos los pronósticos para meterse con “calzador” en un partido que lo lleve y “apadrine” para la Gubernatura. Está obsesionado, empecinado y con una terquedad cínica.

A través de la operación de “bots”, de sus redes sociales y páginas falsas, realiza encuestas ficticias a su favor y colocarlo como el más popular, golpeando a sus competidores políticos en Morena, denostando a quienes ve como fuertes contrincantes.

Dadivoso con los medios de comunicación, comprador de conciencias y “plumas” de periodistas, comprando portadas en medios para que hablen maravillas de su persona, para que no hablen de su falsa generosidad, de sus fundaciones “patito” y de su maquiavelismo.

Ahora que Vargas Landeros busca la gubernatura en un partido al que nunca ha pertenecido, hoy resucitan desde lo más profundo de las tumbas políticas del malovismo, figuras como la de Genaro García Castro y de Raúl Pérez Miranda, ambos de extracción priista del “Grupo Mochis”, apareciendo en eventos de apoyo a Vargas Landeros y su proyecto político.

Aparecen como rémoras, pegados al “pez” grande, comiendo de sus sobras y migajas.

EL SÚPER-POLICÍA

Tras las aspiraciones de Vargas Landeros ha “regresado” Genaro García Castro, el llamado “súper-policía” del malovismo, quien llegó a la administración pública del Estado en 2011 manchado y salpicado por la corrupción ya que cuando fue Director de Seguridad Pública en Ahome fue acusado de dar protección, aliarse a los grupos delictivos y “hacerse sordo” para la proliferación de las “narco-tienditas” y que el narcomenudeo creciera en ese municipio.

Genaro García Castro.

Este gris personaje fue Secretario Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública (SESESP) y también fue Secretario de Seguridad Pública del Estado en los últimos 4 años de la misma administración (2013-2016) de Mario López Valdez.

Narcisista y misógino por naturaleza, fue subordinado directo y miembro del grupo político de Gerardo Vargas Landeros (entonces Secretario General de Gobierno). Genaro García Castro fue “capaz” de desempeñar 2 cargos de primer nivel al mismo tiempo, manejó los millonarios presupuestos de 2 dependencias que amasan las más grandes bolsas de recursos estatales y federales para la seguridad pública en Sinaloa.

Genaro García puso y dispuso, partió y repartió a su conveniencia (y la de sus jefes) los dineros públicos estatales y federales para la compra y adquisición de equipamiento, patrullas, unidades motrices, motocicletas, uniformes, armas de fuego, municiones, renta de helicópteros, vehículos blindados, capacitación, programas de prevención del delito, asesorías, combustibles, mantenimiento de unidades, alimentación en los penales, la selección de “proveedores” para los sistemas de videovigilancia, etc, etc…

Manejó mucha lana. Millones y millones de pesos. ¿Cuántas transas no se aventaría Genaro? No se sabe y nadie le “escarbó” a sus cuentas públicas al tener legisladores “a modo” que aprobaron, limpiaron sus cuentas y sepultaron las posibles irregularidades.

LA OREJA MALOVISTA

Otro ex funcionario de la época malovista que aparece en la escena pública junto al “proyecto” de Vargas Landeros es Raúl Pérez Miranda, quien en el sexenio de Mario López Valdez fue Director de Gobierno, otro subordinado directo de Vargas Landeros y el encargado del espionaje oficial para mantener la “gobernabilidad” del Estado.

Raúl Pérez Miranda.

Pérez Miranda también desfiló en el PRI, se integró a la coalición con el PAN en la campaña de Malova, anduvo de coordinador de campaña en el PAIS, fue “aplaudidor” de Vargas Landeros en las tristes célebres Redes Sociales Progresistas y ahora sigue apoyando a Vargas en su falso “morenismo”, en su espejismo político en Morena.

Tanto Raúl Pérez Miranda y Genaro García Castro forman parte de la estructura priista, luego panista y ahora morenista que buscan a toda costa colarse en un partido enredado en sus propios pleitos internos, esperando dar la “campanada” a través de una consulta para medir la popularidad de los aspirantes y elegir al o la candidata a la Gubernatura.

Los del grupo de “Trébol” de Gerardo Vargas esperan un milagro en Morena, con la esperanza de regresar a la gubernatura para seguir succionando el presupuesto… al cabo ya sabe dónde hay y cómo hacerle. Dicen que tienen mucha “experiencia”!

Morena es la Esperanza de Gerardo y sus rémoras.

Categorías:featured

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .