featured

LOS AHIJADOS DE “EL PADRINO” EN SINALOA

Desde enero de 2017, con el inicio del Gobierno de Quirino Ordaz Coppel, su política en materia de seguridad pública en Sinaloa fue muy clara y decidida: entregar todo el mando y control a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Salvador Cienfuegos Zepeda, el entonces titular de la Sedena en el sexenio de Enrique Peña Nieto, recibió un tratamiento muy especial por parte de Quirino Ordaz, quien a nombre del Gobierno de Sinaloa realizó millonarios proyectos con recursos públicos para financiar la seguridad pública militar en Sinaloa, con un costo superior a los 1,037 millones de pesos.

Quirino entregó todo y apostó todo al Ejército. Más 3,200 elementos militares llegaron a Sinaloa desde enero de 2017 y hasta 2018 para realizar tareas de seguridad, desplazando a policías municipales y estatales.

El Gobierno de Sinaloa financió y pagó 115 millones anuales en los salarios, bonos y apoyos adicionales a los soldados llegados al estado por instrucciones de Cienfuegos y Quirino Ordaz.

También, Ordaz Coppel “negoció” con Cienfuegos y el Gobierno de Peña Nieto la construcción de la Base Militar de El Sauz, al sur de Culiacán, que tuvo un costo de más de 739 millones de pesos para albergar a los 3,200 militares y sus familias.

Con la Sedena, el Gobierno de Quirino sostuvo también otras millonarias “inversiones” en drones de vigilancia, vehículos blindados, compra de armamento, centros de inteligencia e incluso capacitación y entrenamiento a elementos de seguridad pública en el centro del país.

El dominio y el control de la seguridad pública en Sinaloa implicó el hecho de que Salvador Cienfuegos Zepeda asignara a los mandos en la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, la Policía Estatal Preventiva, el C4 estatal, el Centro de Control de Confianza (C3) y los mandos en algunos municipios “clave” como Mazatlán, Culiacán, Escuinapa, Elota y Navolato.

En enero de 2017 se anunció la designación del General Genaro Robles Casillas como Secretario de Seguridad Pública, quien llegó en “paquete” junto con el Teniente General Cristóbal Castañeda Camarillo, como Subsecretario de Seguridad Pública y Reinserción Social; y el Coronel Sergio Piñeiro Camacho, como Subsecretario de Estudios, Proyectos y Desarrollo.

El “equipo” que conformaría el aparato de seguridad en Sinaloa fue integrado también por el Mayor Carlos Alberto Hernández Leyva, como Director de la Policía Estatal Preventiva; y Víctor Cisneros Díaz, como Director del Centro de Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C4) en el estado.

Otros militares también llegaron avalados por Cienfuegos y Quirino: Bernardo Salas, director del Centro Estatal de Control y Confianza (C3); el Teniente Coronel de Caballería Joel Ernesto Soto, como Director de la Policía Municipal en Mazatlán; y Óscar Guinto Marmolejo, como titular de la SSPyTM en Culiacán.

Durante la administración de Quirino Ordaz han “desfilado” 3 secretarios de seguridad, todos emanados del grupo de confianza de Cienfuegos, hoy enjuiciado por el Gobierno de Estados Unidos por cargos de narcotráfico en una Corte de Nueva York: Genaro Robles Casillas, Fermín Hernández Montealegre y actualmente Cristóbal Castañeda Camarillo.

La captura de Salvador Cienfuegos Zepeda en Estados Unidos y vinculado a acusaciones de narcotráfico y protección a grupos delictivos ha caído como un balde de agua fría y hasta el Gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz se dice “sorprendido” por el arresto de su General Cienfuegos con el que a nombre del pueblo de Sinaloa hizo negocios y transacciones millonarias para que se hiciera cargo de la “papa caliente” a la que nunca quiso entrarle: la seguridad pública.

Hoy que el Gobierno de Estados Unidos ha iniciado el juicio contra Cienfuegos, a quien han identificado con el apodo de “El Padrino”, no se sabe si el Gobernador Quirino Ordaz vaya a continuar sosteniendo y depositando toda la confianza al grupo militar que Cienfuegos impuso durante años y que actualmente dirige la seguridad en Sinaloa, avalados también por Ordaz Coppel.

¿Qué estará pasando por la cabeza de Quirino?

Lo único que ha declarado el Gobernador es que durante años sostuvo “una muy buena relación” con el ex Secretario de la Defensa Nacional. Y se notó.

A la fecha, ya no hay quién ordene desde la Sedena si los mandos militares en las corporaciones deben seguir o no. Quirino es quien lo ha decidido.

Categorías:featured

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .